domingo, 20 de marzo de 2011

A mi futuro;TÚ.

Cuando las luces se apaguen,quitándote la ropa en la parte de atrás de un Volkswagen,sé que estarás de camino a tu casa,por la autopista de la nostalgia,y cruzarás aquellos bosques azules,sin darle importancia al sabor de las nubes...
Ya pensarás en el tiempo que hace que nadie te dice algo tan dulce.

Yo sé que estará escondida,dejando la luz encendida,quedándose medio dormida...Buscando en el sueño ¿dónde está la salida? Qué va.No hay quién encuentre esa llamada perdida,no hay quién te salve la vida; Estarás vestida de novia en Las Vegas,serás una estrella que ya no brilla.

Estarás cambiando canales,leyendo revitas que nunca me harán entrevistas...Viviendo en la misma ciudad infinita,casualidades nos pierden de vista...
Y hoy;Se van como si fueran hojas que el viento se antoja llevarse hacia ninguna parte.No sé si debo contarte que; Estarás buscando alguien,que vuelva a ser como nadie,estarás besando la nicotina,serás Miss Cafeína,la reina del baila de antiguos alumnos,buscando un doctor que le quite los puntos a tu corazón disecado,y estarás tan segura de que me has olvidado que...

¿De qué?¿De qué? ¿De qué?
Estarás tan segura...¿De qué? ¿Eh?

Y quizás...Cuando estés más lejos que nunca comprendas que nadie tenia la culpa,y tal vez,en ese preciso momento recuerdes que...

viernes, 10 de diciembre de 2010

[...]
-¿Sabes lo que me ha trastornado?
¿Qué?
- Que no me conocieras,que creyeras que no me conocías...Dejé de conocerme,por completo.
No te conocía...De repente,eras...Otra persona.
-Pero a mí,me has conocido.Como nadie.
De repente,tú te escondías de mí...Como yo lo hice de ti hace 3 años.
-Sin tí no sabría quién soy. Y sin tí no sé quién soy,y odio lo que soy.
Pero...Sin mí,eres.
-Claro,estoy viva.Pero...¡Yo quiero vivir!¡Y quiero vivir contigo!
[...]

lunes, 17 de mayo de 2010

Es hora de dejarnos caer.

martes, 11 de mayo de 2010

Un día,de repente,te das cuenta de que todo está conectado. Y todo lo está en el fondo porque nada tiene sentido.
Me explico:
Siempre he odiado el método,la obligación,el sistema. Y a la vez siempre lo he admirado. Admiro como alguien puede zurcir una tela de araña tan grande que sea imposible escapar de ella. Y por más que te alejes,siempre darán contigo.
Es como intentar escaparte de la realidad,del vacío,no importa,tú eres demasiado chiquito para poderte escapar de largo,y la vida,siempre,te saca ventaja.
Son días raros,días de humo,sin calma,con poco trabajo,días de desaciertos,de recuerdos,de culpa,y todo ello; Sin aliento.
Te miras al espejo ( ¡menudo careto!) no te (re)conoces,quizás quede algo de ti detrás de las ojeras,detrás de esa resaca,de este jodido dolor de cabeza. Quizás no haga falta sentirte la vida en las venas para respirarla. Quizás todo eso ya no haga falta.
Ha sido un juego demoledor. Un juego condenado al fracaso del posible vencedor.
Voy a abrirme de dentro todas las puertas cerradas,esas con mil agujeros,de proyectiles,de balas,esas que nunca hay cojones para acabar de cerrarlas.
Hoy me he dado cuenta de algo muy grande. La vida es para los valientes y todos somos cobardes.
Tengo dos preguntas:

UNO:¿Cómo se vive sabiendo que cualquier aliento será el último sin recordar ni el primero?
DOS:¿Qué más da?

viernes, 7 de mayo de 2010

Vi una guitarra muda en la playa y cientos de canciones pasar,y cientos de maneras tuyas,no es mi intención cargar con la culpa,no siempre estoy dispuesta a vivir frenando en casi todas las curvas...Y levantándote las faldas al bailar cuando las dudas te empiecen a crecer.

Más vale que la luz nos descubra saliendo de los bares por fin,si vuelven a dejarnos a oscuras,la alegría te muestra desnuda y se ofrece desnuda ante mí,y se mezcla con agua de lluvia,cuando las gatas no se atreven a salir,de los que nunca perdonamos... Cuídate.

Que todavía querría encender dos lunas en tu espalda,y una tormenta después...Al día siguiente a ver cómo me tratas.

Si quieres, puedes irte a la mierda. No me gustaría que por mi culpa estuvieras dejando de hacer cosas que son importantes o llegando tarde a lugares en los que se supone que ya deberías estar. Por fin he comprendido que cuando uno no está en el lugar al que verdaderamente corresponde, su vida y la de los que lo rodean, es desgraciada y triste. Por eso debes seguir tu camino e ir allí dónde te esperan, o nuestro futuro será oscuro eternamente. Vete, y seamos libres -al fin- el uno del otro.
Ha llegado deprisa, propulsado por el impulso más potente del mundo. No la fe, que es un engaño. Y no el amor, que no tiene impulso (a no ser, claro, que sea visto desde el ángulo de la carencia, en cuyo caso, sí podría contar con cierto empujón, pero en ninguno, sería comparable al que lo ha traido a tan rápida velocidad). Ha sido el rencor. Que en épocas pasadas había sido amor, como todo rencor, y que irremediablemente nunca más volvería a serlo, como la mayoría de rencor. Se había venido arriba con el paso del tiempo, y había dejado de ser y, sobretodo, de recordar lo que había sido, y se había convertido en algo distinto. Como el calor que da pie a la nube y deja de ser calor para conviertirse en tormenta. Así se convirtió el amor en rencor. Y ahora es fuerte, potente, poderoso. Y está aquí. Y me buscará, me encontrará, me perseguirá. Y me matará. De nada sirve que me esconda o que intente luchar. Porque el odio, con o sin el rencor como intermediario, siempre encuentra la forma de acabar con la compasión.